¿Hasta cuándo?

América Latina Libre y en Paz

Las muertas de Juárez: 20 años y contando

with 13 comments

¿Hasta cuándo?

En este artículo, vamos a trasladar al lector a Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua (México). Ciudad Juárez es una ciudad fronteriza, bien al norte de México, que limita con El Paso, Texas. Es un enclave estratégico para el tráfico de drogas y humanos y, como tal, ha sufrido una escalada de violencia sin parangón que hoy por hoy tiene a la población entera completamente aterrorizada. Estamos, sin duda alguna, ante un caso de emergencia humanitaria.

Antes de adentrarnos en el tema central de este artículo, es necesario conocer un poco más la situación política y económica que impera en esta ciudad fronteriza. Comencemos por adentrar al lector en la realidad social de Ciudad Juárez. Cuenta con 1 millón y medio de habitantes inmersos en una disputa sin precedentes entre los diversos cárteles de droga que pelean por el control de la frontera Juárez – El Paso que, junto con la frontera Laredo – Nuevo Laredo, es es mayor punto de paso comercial entre México y los Estados Unidos. Pero no solamente es el terreno de operaciones de las bandas de crimen organizado. Es también un punto clave para la obtención de mano de obra semi-esclava por parte de las empresas multinacionales (especialmente las estadounidenses) como Nike, Siemens, Delphi, Electrolux, Epson, entre muchísimas otras(2).

Este auge de la empresa manufacturera trajo consigo una migración masiva de mexicanos en busca de empleos y medios de subsistencia. La industria maquiladora ofrecía oportunidades reales de empleo a muchas familias en condiciones de pobreza e indigencia. Si bien la tasa de empleo de Ciudad Juárez es de casi el 100%, también lo es la de la pobreza. Casi todos sus habitantes viven en la miseria, en condiciones precarias, sin servicios básicos y sin cobertura médica. Muchos adolescentes tienen que abandonar sus estudios para conseguir un trabajo en la maquila porque a los padres no les alcanza con el salario que les pagan en estas mismas empresas. El sueldo es irrisorio, las jornadas de trabajo, muy extensas (incluso se suele aumentar la cantidad de horas de trabajo con el mismo sueldo) y las condiciones, inhumanas. El 80% de las trabajadoras de las maquiladoras son mujeres. Se dice que esto es así porque está extendida la creencia de que las mujeres son más dóciles y más laboriosas que los hombres. Además, se les puede pagar mucho menos. Ese 80% de trabajadoras mujeres conforma el estrato más bajo de la fábrica: ellas son las que ocupan los puestos peor pagados y siempre sus superiores son hombres.(3)

Ahora vamos a dar paso al fenómeno de la violencia contra la mujer en Ciudad Juárez a través del caso del campo algodonero. Este caso resulta de especial importancia dado que fue presentado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos y el 16 de noviembre de 2009 ésta falló (en una sentencia histórica) en contra del estado mexicano(4)

El caso llamado del “Campo algodonero” retrata claramente el marco de violencia contra la mujer que se vive desde hace 20 años en Ciudad Juárez. En aquella ocasión, tres mujeres, Esmeralda Herrera Monreal, Laura Berenice Ramos Monárrez y Claudia Ivette Gonzáles fueron encontradas asesinadas en el campo algodonero en las afueras de Juárez. Todas ellas presentaban signos de violación sexual y tortura salvaje. Luego de ser secuestradas y violadas, habían sido golpeadas y posteriormente estranguladas. Se las encontró con las manos atadas por la espalda, sin ropa y con las piernas abiertas. Así las dejaron tiradas y así las siguen dejando hasta el día de hoy.

Esmeralda tenía 14 años el día de su desaparición. Estaba pronta a cumplir los 15 y trabajaba como empleada doméstica. Fue secuestrada cuando volvía de su trabajo a su casa el 29 de octubre del 2001. Laura Berenice tenía 17 años, estudiaba en la preparatoria y trabajaba como camarera. Claudia Ivette tenía 20 años y trabajaba desde hacía 3 en la maquiladora LEAR. El día que desapareció, había llegado 2 minutos tarde a su trabajo y el guardia no la dejó entrar.(4)

Estas son sólo 3 de las más de 1000 mujeres que han sido secuestradas, torturadas, abusadas sexualmente y luego asesinadas en Ciudad Juárez desde el año 1993. Es prácticamente imposible comprender cómo estos crímenes de semejante magnitud siguen ocurriendo luego de tantos años y los “culpables” no han sido aún identificados y capturados por la policía. Examinemos un poco el caso para sacar algunas conclusiones.

Primero, hay que remontarse al año 1993, fecha en que apareció el primero de los cadáveres: el de Alma Chavarría Farel, que fue violada y posteriormente asesinada a puñaladas cuando contaba con 13 años de edad. Como se ve, muchas de estas mujeres son tan sólo niñas. En aquel entonces, el que era gobernador del estado de Chihuahua, Francisco Barrio, minimizó los hechos y se los atribuyó a las mismas víctimas. Dijo que

las muchachas se mueven en ciertos lugares, frecuentan a cierto tipo de gente y entran en una cierta confianza con malvivientes que luego se convierten en sus agresores.”(5)

Cuando la postura oficial es culpar a la víctima no es difícil imaginar qué actitud tendrá el gobierno frente a la investigación y al posterior proceso criminal. Como solución propuso que

“las gentes buenas que se queden en sus domicilios, con sus familias, y los malos que sean los que salgan a la calle”.(5)

Entonces, según la postura oficial, las mujeres debían quedarse en sus casas para evitar ser asesinadas. Esto constituyó una clara violación al derecho a la libre circulación por el territorio que otorga la Constitución a todos los ciudadanos.

A este atropello contra las libertades civiles y los derechos humanos le siguieron muchos asesinatos más. A medida que los asesinatos fueron sucediéndose, el problema se agravó y al gobierno no le quedó otra opción que admitir públicamente que estos homicidios eran atroces, que no eran el producto de la violencia doméstica y que probablemente se tratase de un asesino en serie. La policía finalmente encontró a un presunto culpable. Se trataba de un ciudadano egipcio que no hablaba castellano y que era ingeniero químico en una de las maquilas. Tenía antecedentes penales: había abusado sexualmente de una chica de 19 años en Estados Unidos. Abdul Latif Sharif Sharif, el presunto asesino serial, fue aprehedido, enjuiciado y encarcelado. Para este momento (año 1995), se habían encontrado 7 cadáveres de mujeres.

Pasemos por alto las serias irregularidades con que las autoridades condujeron la investigación. El hecho fundamental fue que, posteriormente a la aprehensión de Sharif, los asesinatos continuaron con las mismas características que los anteriores. Se trataba de mujeres jóvenes, morenas y pobres. Las autoridades, lejos de admitir lo que era evidente ante los ojos de todos, sentenció que Sharif era en efecto el autor intelectual de los crímenes y que contrataba a una banda de choferes desde la cárcel para que cometieran los asesinatos por él. Esta banda fue detenida, por supuesto, y nuevamente los crímenes continuaron.

La organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa describe los actos de violencia que sufre la mujer en Juárez:

“En Ciudad Juárez desaparecen mujeres y no se vuelve a saber más de ellas, a menos que sus raptores decidan hacer aparecer sus cuerpos sin vida y con evidencias claras de haber sido brutalmente torturadas y asesinadas, violadas de manera tumultuaria y arrancadas partes de su cuerpo o quemadas. Las víctimas son mujeres jóvenes y de origen humilde, en su mayoría, son raptadas, mantenidas en cautiverio y sujetas a una feroz violencia sexual antes de ser asesinadas y dejadas en lotes abandonados. Todo parece indicar que estas jóvenes son seleccionadas por sus victimarios por ser mujeres sin ningún poder en la sociedad.”(6)

Los circunloquios que han dado las autoridades a lo largo de estos 20 años de impunidad evidencian la complicidad del gobierno con un sistema criminal que tiene su expresión más monstruosa en los asesinatos de las mujeres, pero que comienza con el sistema económico y especialmente con el nefasto TLC (Tratado de Libre Comecio) firmado entre México, Estados Unidos y Canadá. En el documental filmado por Lourdes Portillo se evidencia el rol de las maquilas en este entramado macabro. Se afirma que en la misma maquila, les sacan fotos a las empleadas, fotos de cara y de cuerpo entero, vestidas de manera sugerente. La hipótesis más firme es que las mujeres en gran medida son seleccionadas en base a estas fotografías. Otras evidencias indican que los(as) entregadores(as) son gente que trabaja en la misma maquila y que en efecto su función es facilitar a las mujeres. La mano de obra esclava no se limita al trabajo en la fábrica manufacturera; evidentemente también se comercia con la vida humana; las mujeres son también objeto del comercio sexual que se lleva a cabo entre los diferentes actores: la maquila, el gobierno, el crimen organizado. La empresa, el estado regulador y su brazo armado, la mafia, todos ellos se han adueñado de Ciudad Juárez a punta de pistola y la población no sabe qué hacer. Está impotente, todo el país lo está.

Gracias al testimonio de María de Jesús Talamantes Rodríguez podemos afirmar que la policía mexicana está implicada en estos sucesos y siempre lo ha estado. Ella y su esposo tuvieron un conflicto con sus vecinos. Los vecinos querían golpear a su esposo Pedro y ella llamó a la policía. Cuando la policía vino se los llevó a los dos a la comisaría, y una vez separados, ella presenció y sufrió hechos de extrema violencia. Fue abusada sexualmente por varios oficiales de la policía. Fue llevada a un terraplén en donde se la obligó a ver cómo un grupo de oficiales violaban, asesinaban y prendían fuego a dos mujeres. También le fueron mostradas fotos de cadáveres y ropa de las víctimas.

Esta es una somera presentación de los hechos. La población de Juárez está sometida desde hace más de 20 años a una violencia indiscriminada que se toma su parte con las mujeres, haciéndolas víctimas de crímenes atroces y salvajes, los llamados feminicidios, crímenes de odio contra la mujer. Esto es un hecho que nadie puede negar. Las autoridades han tratado de evitar que la verdad salga a la luz y hasta ahora parecen lograrlo, a pesar de que ésta se manifiesta como algo evidente. El gobierno ha perpetrado una persecusión y hostigamiento sin igual en contra de los familiares de las víctimas que buscan justicia. Los han sometido a interrogatorios denigrantes en los que pretendían culpar a las víctimas de su propio asesinato. Han perdido deliberadamente evidencia y han entorpecido irremediablemente cualquier investigación que se haya querido llevar a cabo. Desde el más bajo estamento de las autoridades gubernamentales hasta el más alto, todos están detrás de esto, todos saben lo que ocurre y la población de Latinoamérica no puede negarlo ni un minuto más. No es cierto que no se conozcan los culpables. Se conocen perfectamente: son el sistema ecnómico basado en el TLC, la proliferación de las maquiladoras que vienen en busca de trabajo esclavo, en busca de seres humanos que son tratados como una mercancía que un día trabaja por un salario miserable y al día siguiente es vendida como objeto sexual y sometida al peor de los tormentos. El gobierno mexicano ha invertido en estas maquiladoras y su trato con Estados Unidos es protegerlas y velar por la perpetuidad de este sistema criminal. Las empresas multinacionales han contratado al gobierno mexicano, literalmente han comprado Ciudad Juárez incluyendo a todos los seres humanos que en ella viven. El crimen organizado también toma parte de lo que ocurre. En este entramado de intereses económicos se ubican estas 1000 mujeres (aunque la cifra real se desconoce) y todas las personas que año tras año son asesinadas en Juárez. La maquila es la mayor inversión del gobierno mexicano. El narcotráfico es un actor siempre presente y que cuenta con un poder inmenso, metido hasta las entrañas en el estado aunque sin formar parte de él. Actores en conflicto peleando por intereses que nada tienen que ver con el pueblo, que como siempre es la mayor víctima, el más oprimido, el más asediado, el que todo lo sufre en silencio, el que nunca tiene justicia, ni medios económicos, ni acceso a ninguno de los servicios básicos que el estado debería garantizar.

Es el pueblo, no obstante, dueño de una fuerza colosal que supera con creces a todo este sistema perverso, pero todavía no lo sabe porque no hace uso de esa fuerza. El pueblo mexicano con el apoyo del pueblo latinoamericano tiene que encauzar su voluntad en una exigencia al gobierno: que anule el TLC y que obligue a las maquilas a irse cuanto antes del país. Encontrar a los asesinos materiales es tan sólo una consecuencia necesaria del desmantelamiento de este sistema, pero no es la solución en sí misma, dado que esto no es obra de unas cuantas mentes psicópatas, sino que es obra de un sistema que permite tal desequilibrio y tal deseo de disponer sobre la vida y la muerte de un ser humano por el sólo hecho de tener impunidad para hacerlo. También la ciudadanía debe meditar seriamente acerca de los efectos reales de esta declarada guerra contra el narcotráfico. Otra exigencia que el pueblo mexicano debe hacer, con el apoyo del latinoamericano, es que el gobierno deponga esta inútil, desgastante e hipócrita guerra que lejos de ser contra el narcotráfico es contra la población civil. El pueblo mexicano tiene el poder de desenmascarar esta mentira pero para eso debe primero admitir lo que está pasando y las causas profundas del problema. El gobierno ha logrado salirse con la suya desconociendo al narcotráfico como un poder equiparable a sí mismo. No son una banda de fascinerosos. Son el crimen organizado y el pueblo mexicano debe tomar consciencia de la inutilidad de la política belicosa para así exigir el diálogo con este actor de las tinieblas. Porque ya no caben más dudas de lo que está pasando.

La única pregunta que queda por contestar es ¿hasta cuándo?

A continuación, el link de YouTube de un documental realizado por Discovery Channel que da cuenta acerca de ciertos aspectos de este tema (aunque no refiere a cuestiones de suma importancia, como por ejemplo las maquiladoras, por eso ha de ser tomado principalmente como una fuente para conocer los testimonios de las víctimas). De todas maneras, el documental que más se recomienda para arrojar luz sobre este tema es el realizado por Lourdes Portillo, señorita extraviada.

Fuentes
(1) http://mexico.cnn.com/nacional/2010/12/15/ciudad-juarez-llego-a-los-3000-asesinatos-en-2010-su-ano-mas-violento
(2) http://www.infomaquila.com/directorio2009/Ciudad%20Juarez.html
(3) www.icev.cat/maquila_feminicidio.pdf
(4) Campo algodonero: Análisis y propuestas para el seguimiento de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en contra del Estado mexicano. CIDH, Caso Gonzáles y otras (“Campo Algodonero”) vs. México. Sentencia de 16 de noviembre de 2009.
(5) Señorita extraviada. Documental de Lourdes Portillo
(6) http://nuestrashijasderegresoacasa.blogspot.com/

Links de interés acerca del tema
http://rcci.net/globalizacion/2002/fg296.htm
http://www.feminicidio.net/
http://nuestrashijasderegresoacasa.blogspot.com/
http://www.mujeresdejuarez.org/
http://www.lourdesportillo.com/senoritaextraviada/index.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Feminicidios_en_Ciudad_Ju%C3%A1rez
http://www.nodo50.org/pchiapas/mexico/noticias/juarez.htm
http://www.proceso.com.mx/rv/modHome/detalleExclusiva/82679
http://www.mujeresenred.net/spip.php?article190
http://www.cosechademujeres.blogspot.com/

Written by fuerzascolosales

February 5, 2011 at 3:17 am

Posted in América Latina

13 Responses

Subscribe to comments with RSS.

  1. [...] “Fuerzas Colosales” describes the current situation [es] in Ciudad Juárez: Ciudad Juárez es una ciudad fronteriza, bien al norte de México, que [...]

  2. [...] “Fuerzas Colosales” describes the current situation [es] in Ciudad Juárez: Ciudad Juárez es una ciudad fronteriza, bien al norte de México, que [...]

  3. [...] “Fuerzas Colosales” describes the current situation [es] in Ciudad Juárez: Ciudad Juárez es una ciudad fronteriza, bien al norte de México, que [...]

  4. [...] “Fuerzas Colosales” describes the current situation [es] in Ciudad Juárez: Ciudad Juárez es una ciudad fronteriza, bien al norte de México, que [...]

  5. [...] “Fuerzas Colosales” opisuje obecną sytuację w mieście [hiszp.] Ciudad Juárez: Ciudad Juárez es una ciudad fronteriza, bien al norte de México, que [...]

  6. [...] blogue ”Fuerzas Colosales”, descreve-se a situação actual [es] em Ciudad Juárez: Ciudad Juárez es una ciudad fronteriza, bien al norte de México, que [...]

  7. [...] Ciudad Juárez es una ciudad fronteriza, bien al norte de México, que limita con El Paso, Texas. Es un enclave estratégico para el tráfico de drogas y humanos y, como tal, ha sufrido una escalada de violencia sin parangón que hoy por hoy tiene a la población entera completamente aterrorizada. Estamos, sin duda alguna, ante un caso de emergencia humanitaria. (Fuerzas Colosales) [...]

  8. [...] blog “Fuerzas Colosales” περιγράφεται η τρέχουσα κατάσταση [es] στην Πόλη Χουάρες: Ciudad Juárez es una ciudad fronteriza, bien al norte de [...]

  9. [...] „Fuerzas Colosales” [šp.] opisuje trenutno stanje u Siudad Huarezu: Ciudad Juárez es una ciudad fronteriza, bien al norte de México, que limita con [...]

  10. [...] Colosales” uka blogeer jichha jan walt'awit qilqt'atawa Juárez markana: Ciudad Juárez es una ciudad fronteriza, bien al norte de México, que limita con [...]

  11. Todo eso es solo un circo después de un crimen. Todo empezó como un problema para la sociedad pero que a la larga se fue deteriorando con toda esa gente mediocre que solo quiere sacar dinero al gobierno de nuestros impuestos para mantener a sus familias mal vivientes sin ética, sin valores y sobretodo sin ninguna educación. Me indigna que esas madres de ”victimas” solo hagan escándalo y con presentar el nombre de sus hijas les dan un pedazo de pan. Lo menos que necesitan esas personas perezosas es atención del gobierno para seguir alimentando esa mentira de que solo quieren ”justicia”. Todos sabemos que solo es plan con maña y que a la larga solo el gobierno les da por su lado.

    Alguien inconforme e indigando por esa gente baja...

    November 18, 2011 at 3:01 am

    • Qué tristeza ver cómo el publo traiciona a sus propios compatriotas y no se sensibiliza ni se solidariza con una situación tan escandalosa y terrible como la que se vive en Ciudad Juárez, por esta clase de personas es que hoy México cuenta con 60 mil muertos en 6 años, una guerra civil fratricida, un estado aliado al narcotráfico, 200 mil desplazados, no se sabe cuántos desaparecidos. Todo esto gracias a personas que, o deciden vivir en una mentira, negando la realidad, o son parte de los criminales. Esta persona que dice ser “Alguien inconforme…” la invito a que deje su mail, su nombre y clarifique su identidad, y vamos a corroborar quién es, porque alguien que dice algo así, lo más probable es que sea de los asesinos. Cobarde, como todo asesino.

      fuerzascolosales

      August 1, 2012 at 3:01 pm

  12. Estoy totalmente deacuerdo con las fuerzas colosales. Ayer vi una pelicula sobre el tema y me quede impactada, como puede haber gente sin escrupulos y lo peor es que haya gente que solo se burla de la desgracias ajena. Descansen en paz las muertas de Juarez.

    mech

    September 18, 2012 at 6:52 pm


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: